El camino al éxito, la historia del Puntaje Nacional en Matemáticas, Nicolás Pérez Torres

Con 17 años, el alumno egresado del Liceo Héroes de la Concepción  alcanzó el puntaje máximo en la PSU de Matemáticas, llevando el nombre de Laja a todo el país y ahora está a semanas de comenzar un nuevo desafío.

Nicolás Pérez Torres es como cualquier adolescente de 17 años. Disfruta con sus amigos, aprovecha el verano para estar con ellos, ya sea para jugar a la pelota o para relajar las tardes en la Laguna La Señoraza. Se aprecia un chico correcto, algo reservado, pero con las cosas más que claras.

El resultado obtenido, no fue algo que se dio de la noche a la mañana. Desde pequeño, Nicolás fue incentivado por su familia para tomar el aprendizaje como un placer y no como una obligación. En ese aspecto, destaca la enorme labor de sus padres, María del Rosario Torres (con quien aparece en las fotografías) y José Pérez Melo, quienes buscaron, constantemente, facilitar el camino de su hijo.

“Desde chico, trataron que estudiara bien. Mi papá por ejemplo, me enseñaba aparte, como que me adelantaba, dentro de lo que él podía. Siempre trató de inculcarme el estudio, lo que yo valoro mucho” narró Nicolás. El joven lajino añadió que “mi mamá me enseñó los métodos de estudios. Ella fue a unos talleres cuando yo era chico, para ver cómo enseñar mejor. Yo no sé qué hizo, pero parece que lo hizo bien”.

La tranquilidad después de la ansiedad

Nicolás cuenta que los días previos a los resultados “habían sido súper malos y tristes”. Primero, tuvo problemas con la postulación a la gratuidad, puesto que ciertos datos no coincidían. Y, posteriormente, tuvo la triste noticia del fallecimiento de su perrita de toda la vida, Binka de 15 años.

El joven agregó que “tenía la esperanza que me llamaran para avisarme, pero no pasó nada. Fui entregado a ver los resultados y quedé sorprendido. Después de dos semanas, pude asimilar y recién ahí sentí la alegría”.

Luego de la publicación de los resultados, Nicolás saltó a la palestra. Todos en Laja conocieron su nombre, él mantuvo los pies sobre la tierra y hoy se prepara para un nuevo desafío. Y tal será en la sede central de la Universidad Concepción, donde estudiará Medicina, siguiendo los pasos de su hermana mayor.

Concepción, el nuevo destino

El 15 de marzo comienza su periplo universitario por la ciudad penquista y Nicolás afronta este nuevo paso en su vida con entusiasmo y un poco de nerviosismo. Sus expectativas son “pasar la carrera sin echarme ningún ramo más que nada. Pero si me diera cuenta que puedo más, obviamente, voy a tratar de dar más. Tratar de asegurarme con los ramos y ahí ver que hacemos, porque igual es una carrera complicada y es competitiva, para que vamos andar con cosas”.

Sin embargo, el adolescente lajino relató que “no me he preparado mucho, que digamos, en el ámbito académico, pero aun así me siento tranquilo, porque sé que cuando tenga que hacerlo, lo voy hacer. Sé que igual es difícil, porque se va sentir el cambio obviamente, pero todo en su momento tiene que llegar, así que voy a tener que hacerlo no más”.

Con la sencillez que lo caracteriza, Nicolás disfruta de los últimos días de vacaciones, queda menos para una nueva fase, un nuevo desafío. Concepción lo espera y lo afronta con entusiasmo e ilusión, principalmente por el hecho de llegar a una nueva ciudad. “Toda la vida viviendo acá en Laja, vamos a ver que se siente cambiar de aires” sentenció con una sonrisa llena de confianza y esperanza.

 

Compartir