Escuela Andrés Alcázar generó instancia de trabajo en conjunto para apoderados de niños con TEA

Mediante una exposición a cargo de dos profesionales especializados en el tema.

Para la Escuela Andrés Alcázar, la inclusión es un tema primordial. Desde distintas áreas y enfoques, los profesionales que conforman el equipo del establecimiento buscan visibilizar el tema y generar instancias que generen conciencia sobre la importancia de ésta.

En ese sentido, este miércoles 2 de octubre se realizó una charla en el módulo 5 del Centro Básico, en conjunto al Servicio de Salud Biobío para madres y padres de niñas y niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA). Ante una masiva concurrencia, se efectuaron dos exposiciones, la primera a cargo del Neurólogo Infantil, Álvaro Wicki y, posteriormente, por la psicóloga Constanza Fuentes.

Este proyecto surge desde el pilar de Inclusión de Convivencia Escolar en conjunto con el Programa de Integración de la Escuela Andrés Alcázar, tras visualizar el incremento de la población de Estudiantes con Trastornos del Espectro Autista (TEA) en el establecimiento y la escasez de información acerca del diagnóstico, funcionamiento y necesidades de apoyo. Lo anterior, se traduce en una barrera para el aprendizaje y la participación, principalmente esto se genera el primer microsistema, que es la familia. La encargada de convivencia escolar del establecimiento, Fabiola Gibson agregó “si este sistema no maneja la información adecuada es imposible que pueda brindar los apoyos que el educando requiere, lo que, posteriormente, incidirá de forma negativa en el desarrollo integral del estudiante quien se desenvolverá en un macrosistema”.

De igual forma, Fabiola Gibson agregó que “el establecimiento quiere brindar a los apoderados de la escuela y a los agentes vinculados estrechamente con los educandos que presentan como diagnóstico Trastorno del Espectro Autista (TEA), información con respecto a las necesidades de apoyo y cómo abordar muchas de sus características”.

 

Compartir